miércoles, 20 de noviembre de 2013

✿ Cualquier mujer puede tener un hijo.


Cualquier mujer puede traer un hijo al mundo, pero no cualquier mujer puede ser madre.
Eres madre cuando… Dejas de pensar en Mi casa y piensas en Nuestro hogar.
Dejas de pensar en Mis zapatos y piensas en Nuestro camino juntos.
Dejas de pensar que los hijos son Un gasto y piensas en ellos como La mejor inversión de tu vida.
Dejas de pensar en Los desvelos y piensas en Sonrisas nocturnas.
Dejas de pensar en Las tareas escolares de hoy y piensas en el Éxito del futuro.
Dejas de pensar en Las rabietas y patadas que durarán solo unos minutos y piensas en Las caricias y besos que recibirás toda la vida.
Dejas de pensar en Mi hija y piensas en La niña que soñará ser como tu.
Dejas de pensar en Mi hijo y piensas en El niño que te verá como la mujer más bella del mundo, aunque estés con unas libritas de más y con arrugas en los ojos.
Cierras los ojos a Ti misma y abres los brazos ante Sus necesidades, sueños y anhelos
Dejas de querer Tener y aspiras a Ser.
Dejas de aspirar a Ser, y simplemente te dedicas a Amar.
Te das cuenta que tus hijos no son tuyos, sino el Bien más valioso que Dios ha puesto en tus manos, en calidad de préstamo.
Y cuando te das cuenta que el momento más difícil de esa aventura no es el momento del parto, ni todos los desvelos, enfermedades y problemas del camino; sino el instante en que abres los ojos, el tiempo ha pasado y ellos están listos para volar por si mismos.


Visitanos en facebook--->  Orgullosa de Ser Mujer

No hay comentarios.:

Publicar un comentario